La escritura como herramienta de Autoconocimiento

Journaling cómo empezar un diario o journal por Damari Vergara

En este video te comparto mi experiencia de conocerse a través de la escritura.

TRANSCRIPCIÓN

Si nos damos cuenta, después de hablar, escribir es de las primeras herramientas que aprendemos en la niñez para expandirnos hacia el mundo material, compartiendo nuestros pensamientos, emociones y palabras.

Escribir puede parecer una acción del hemisferio izquierdo del cerebro, pues utiliza lo aprendido para hilar ideas y ordenarlas en oraciones que tengan sentido. Sin embargo, para mí, además, es un acto creativo en sí mismo, pues las letras no son más que dibujos a los que nos han entregado algún significado y un sonido específico.

Tomemos en cuenta que la caligrafía de cada ser es única. No hay dos personas que escriban de la misma manera. Es tu propia canción u obra de arte.

Uniendo ambos hemisferios, ambas habilidades de acción y creatividad nace la escritura. Hay un equilibrio que crea armonía fluyendo a través de ti, hacia tus manos y manifestándose en el papel.

Cuando nos dejamos llevar por esta corriente, sin utilizar el juicio para intentar encasillar lo que estamos escribiendo, dejando que lo contenido aparezca delante de nuestros ojos, abriéndonos completamente a este momento, ocurre algo que podemos llamar mágico. Te conectas contigo misma, contigo mismo.

En ese instante. Eres un portal donde lo interno y lo externo no existen. Sólo eres tú, dejándote ser, que todo te atraviese sin poner límites, sin expectativas. Sin dudas, sin miedo al qué dirán porque escribir no es para alguien, nace de ti y por ello es tan liberador.

Si te permites escribir lo que está pasando por tu mente y cuerpo, sobre lo que sea que te esté molestando o haciendo ruido, es como poner orden y hacer una limpieza profunda. Sale todo el polvo escondido bajo la alfombra, y se abren las ventanas y cortinas para que entre la luz.

Entiendes de qué pensamientos vienen esas emociones. Patrones adquiridos que provienen de nuestra familia y que al hacerlos visibles, se abre la posibilidad de asimilarlos, distinguir la historia que te estás contando y que muchas veces es un drama que parece una teleserie.

Observar dónde están tus miedos te ayuda a hacerlos conscientes. Se libera la atención emocional al dejar salir las emociones estancadas, puedes calmar la confusión y saturación de la mente al conectar con tu cuerpo.

Pues, para escribir, tu atención está puesta en tus manos, en sostener el lápiz, en dibujar las letras. Ya no estás en tu mente.

Ahora, la mente se vuelve nuevamente una herramienta, trae tu atención al ahora, porque no se puede escribir en el ayer o en el futuro.

Cuando escribes, te das cuenta de todo el peso que llevas. Muchas memorias que se vienen una y otra vez a la mente, muchos miedos que nos da miedo repetir, muchos posibles futuros que no queremos vivir.

Mediante lo que escribimos, vamos notando el contenido recurrente— por decirlo así— que pasa por nuestra mente, y las emociones que producimos por esas creencias, que no nos atrevemos a cuestionar si son reales o sólo pensamientos acumulados que llamamos “piloto automático”.

Cuando escribimos usamos otras partes del cerebro diferentes, a la que se usan cuando solo estamos pensando y creando historias en nuestra mente. Entre más partes del cerebro interactúen entre sí, más conexiones son posibles, por lo que la experiencia será diferente.

Desde mi experiencia con la escritura, la considero una excelente herramienta para ser visible la parte de nuestra personalidad, que no vemos, y que justamente la mayoría de las veces nos molesta en otros, como reflejo de lo que no hemos reconocido y aceptado en nosotros mismos en nosotras mismas.

Lo que negamos nos limita, lo que aceptamos nos libera. Muchas veces solo basta con hacer consciente lo que nos limita para liberarnos del patrón.

Si estás observando que tu mente está hiperactiva, podrías probar, escribir todo lo que piensas sin pasarlo por ningún filtro, ningún tipo de juicio o etiquetado como “bueno” o “malo”, por dar algunos ejemplos, tal como es. Lo escribes hasta que sientas que ya terminaste.

Notarás el poder de la escritura no sólo para liberar pensamientos, sino también tus emociones y conectarte con ellas para dejarlas fluir a través de ti. Prueba no juzgarlas, sin ponerle etiquetas, sin negarte a ellas. Sentir es vivir.

Es natural, en varias ocasiones nos agobiamos porque creemos que lo que pensamos es real. Cuando lo ponemos por escrito este torrente confusión de pensamientos que no paran, pasamos de estar en la mente a ser un observador o un lector de esas historias que nos estamos contando. Podríamos decir que esta distancia ayuda a que luego de sacar todo, sientas más ligereza mental.

Y cuando vuelves a leer tus escritos, te darás cuenta que muchas cosas son solo miedos imaginarios, suposiciones, creencias limitantes o juicios.

Puede que hasta te rías porque hay cosas que te parecerán tan dramáticas que darás cuenta de la lista de reproducción que te suscribiste. Es muy saludable reírnos de nosotras mismas, de nosotros mismos. Nos quitamos tanta seriedad y la alegría empieza a brotar desde el interior con mayor facilidad.

Empieza a fluir y disfrutas sin tanta carga permaneciendo en el presente, que es donde ocurre la vida misma.

No necesitas ser escritora, escritor, experta en ortografía o literatura. Sólo necesitas un lápiz, una libreta o un papel y lo demás, todo lo tienes dentro de ti.

En el caso que seas nativo digital o te guste muchas las aplicaciones, prueba algo diferente. Esta vez, sal de esa zona de comodidad y prueba usar lápiz y papel.

No importa cómo salga tu letra, no estás aprendiendo caligrafía ni nadie va a juzgar como se ve.

Prueba cosas nuevas, podríamos decir que expande nuestra zona de comodidad. No te hace más pequeño, pequeña. Diría que es más bien abrirte a la vida que siempre se expande sea donde sea.

Quiero compartirte algunas formas de escribir o ideas que puedes utilizar, por ejemplo:

1. Listar tres cosas por las cuales te sientes agradecida. Agradecido en este día. Siente la emoción, siente la energía de gratitud y poco a poco vas a ir creando tu diario de gratitud.

2. Por ejemplo, también si meditas muchas veces tenemos reflexiones o algunos podrían decir bajamos información, y sería super buena idea que puedas anotar esto en tu libreta. Tu propia inspiración.

3. También puedes anotar lo aprendido, tus sueños, tus intenciones, cualquier cosa que te nazca escribir.

4. Y un ejercicio muy lindo que te invito a practicar es anota lo que te gusta de tí, tus habilidades, tus virtudes y empezar á verte con nuevos ojos.

¿Has notado que se ha vuelto muy común enfocarnos demasiado en lo que no nos gusta de nosotros mismos o en compararnos con otras personas y sus vidas?

En general, tendemos a tener una imagen personal muy pobre y negativa y este comportamiento reduce la comprensión de la totalidad de quién soy, contribuyendo a la ansiedad y a la desvalorización
personal.

Escribir es una gran oportunidad para apreciar lo positivo. Y lo esencial que existe en ti, recordando que nuestra individualidad también está compuesta de diferentes aspectos aprendidos e innatos que son nuestro mayor potencial.

Gracias a la escritura y toma de conciencia, también podríamos transformar nuestro pasado, al darle un nuevo significado, pasar de algo doloroso que nos pesa y que nos aprisiona, a ser una herramienta de crecimiento y aprendizaje, sintiendo gratitud por lo ocurrido.

Solo experimentamos lo que podemos vivir y trascender.

Es la mente la que busca pegarse al recuerdo, pero tu Ser es más poderoso que cualquier experiencia y siempre se nutre de todo para expandirse y prosperar.

Puedes verlo como que eres una flor y tus experiencias son el abono, y a veces, el abono no es sólo hojas. Desde la agricultura dicen que el mejor abono para el suelo es el estiércol.

Este cambio de percepción se traduce en cambios en el cerebro, creas nuevas conexiones entre neuronas y, por lo tanto, nuevas emociones. La ciencia lo llama neuroplasticidad, que es la habilidad del cerebro para cambiar y adaptarse.

Mientras escribes, recuerda que no tiene que ser perfecto o estar haciéndolo bien. No hay una forma equivocada o “mala” de hacerlo para que lo tengas en cuenta.

¡Disfrútalo! Es un momento que te estás dando a ti. Es importante que inviertas tiempo para estar contigo a solas para conocerte sentirte. De este modo, puedes crecer y florecer desde adentro.

Espero que lo que he compartido hoy contigo sea muy útil para hacer consciente lo que está inconsciente, es decir, esos programas automáticos.  Esto se reflejará como una transformación interna, y más adelante, los resultados también los verás en otros ámbitos de tu vida como nuevos cambios y oportunidades que llegan a ti. 


Conecta con tu propia fuente de sabiduría y poder creador. Utiliza la escritura como herramienta para crear una relación más compasiva y amorosa contigo.

Con mucho amor.

Journal 30 Días de Gratitud

Este diario gratuito te ayudará a disfrutar una vida plena y agradecida.

Libro para Pintar Mandalas

Descarga gratis y pinta mandalas para relajarte y estimular la creatividad.

Volviendo al Centro

Kit para reducir la Ansiedad, incluye un ebook, meditaciones y un workbook.